Mama, bebés y niños

Desde la concepción hasta el parto de tu bebe, el embarazo explicado de forma detallada, mes a mes, semana a semana. En la web de la guia del bebe, encontrarás toda la información que necesitas para conocer bien la vida que crece dentro de ti, así como consejos para el bebe, recomendaciones y trucos para llevar mejor tu embarazo y tu bebe. Guia del bebe, para niños y niñas.

TRABAJO DE PARTO:



¿Qué son las contracciones?

Se llama contracción al endurecimiento del abdomen como consecuencia de la actividad del músculo uterino. Puedes percibirlas si su intensidad supera los 10 mmHg, que es el tono que normalmente tiene el útero.

¿Cuáles son los diferentes tipos de contracciones?

Existen diferentes tipos de contracciones. A continuación explicaremos cada una de ellas.

• Contracciones focales

Se deben al estímulo de sólo un sector del útero, generalmente consecutivas a un movimiento del bebé.

• Contracciones generalizadas

Comienzan en un sector cualquiera del útero y se transmiten a todo el mismo. Pueden deberse a movimientos del bebé, cambios de posición (de acostada a sentada), irritación uterina por tener la vejiga ocupada o por congestión intestinal.

• Contracciones de Braxton Hicks

Comienzan a partir del quinto o sexto mes del embarazo o incluso antes, y se caracterizan porque abarcan todo el útero, tienen un gradiente descendente (van del fondo del útero hacia la vagina). No son dolorosas y sólo se siente que el abdomen se endurece y da una sensación de tensión abdominal cuando aparecen. Duran aproximadamente entre 30 y 60 segundos.Corresponden a un ejercicio del músculo uterino para prepararse para el día del parto. El útero, como todo músculo, debe tener un cierto entrenamiento para soportar el trabajo que significa el parto. Ese día deberá contraerse por un período de aproximadamente 9 horas y si no tuviese un entrenamiento adecuado se agotaría.

• Contracciones de parto

Las contracciones del parto son diferentes. Son muy regulares, cada dos o tres minutos y llegan a tener una duración de aproximadamente 90 a 120 segundos cada una. No pasan desapercibidas porque la mayoría de las veces son dolorosas. Por lo general también van asociadas a la expulsión del tapón mucoso, que es un flujo gelatinoso, muchas veces manchado con sangre, y una nueva sensación de presión en la vagina, provocada por la cabecita del bebé que presiona el periné y el recto, dando sensaciones similares a las de querer evacuar los intestinos. Una característica típica del trabajo de parto es que entre contracción y contracción los dolores cesan, permitiéndote en esos momentos realizar ejercicios respiratorios profundos y relajar tus músculos para poder sobrellevar mejor la próxima contracción.

¿Por qué duelen las contracciones?

Durante la contracción del músculo, los vasos que lo irrigan quedan exagües, lo cual produce transitoriamente falta de oxígeno del tejido o anoxia. La anoxia determina el dolor. Cuando el músculo se relaja, sus vasos vuelven a irrigarse y el dolor desaparece.

¿Cuándo debería llamar al médico si estoy con contracciones?

Debes llamar al médico si presentas contracciones de parto, es decir contracciones rítmicas y regulares, especialemente si aún no te encuentras cerca de la fecha probable de parto. Si ya estás en fecha de parto y si luego de una hora de probar si ceden con distintas técnicas (ducha caliente, reposo en decúbito lateral izquierdo o luego de tomar un analgésico) las contracciones continúan, debes llamar a tu obstétrica o médico ya que el trabajo de parto a comenzado.

¿Cuándo debo tener todo listo?

Es aconsejable que ya tengas preparado las cosas que te indicamos, a continuación, porque probablemente es en lo que menos pensarás cuando estés por dar a luz. Te recomendamos preparar todo al cumplir las 36 semanas de embarazo.

¿Qué números telefónicos debo tener a mano?

Debes tener a mano los números de tu médico, la obstétrica, el pediatra, como también el de la clínica y el de la obra social.

¿Cuándo es conveniente avisar a la familia?

El momento de avisar a los familiares y amigos queda a criterio de cada uno. Es ideal para no incrementar la ansiedad de la pareja, que los familiares y amigos sean avisados con posterioridad al nacimiento ya que a veces acuden al hospital y deben esperar mucho tiempo hasta que nazca el bebé.

¿Qué debo colocar en el bolso?

A continuación detallamos lo que no debe faltar en el bolso para el día del parto. Muchos de estos elementos te los proporcionará el sanatorio pero como puede variar te damos una lista completa.

• Lo más necesario

Tus documentos y los del papá, el acta matrimonial si la hubiera, el carnet del seguro de salud y la orden de internación con los estudios que se requieren para internarse (riesgo quirúrgico, electrocardiograma y coagulograma) junto a los estudios realizados durante el embarazo. Dinero para los gastos extras. Cámara de fotos con varios rollos y pila para el flash. Filmadora con cassettes y los cables para cargar la batería. Si tienes teléfono celular recuerda de poner el cargador. También no es mala idea colocar tu agenda o una lista con los números de teléfono de las personas que quieras avisar.

• Para el bebé

Pañales tamaño recién nacido, toallitas húmedas u óleo calcáreo y algodón. Batitas y manta de algodón o lana para cubrirlo, medias y/o escarpines, gorrito y algún conjunto para sacarlo del sanatorio. Trata de elegir un conjuntito fácil de poner. Aquellos que se cierran por delante y con cuellos con botoncitos al costado son ideales para madres primerizas ya que son más fáciles de colocar. Si es nena y quieres colocarle aritos te recomendamos que los tengas de antemano en el bolso.

• Para la mamá

Camisones o pijamas de algodón holgados para facilitar el amamantamiento, pantuflas, ojotas, bombachas de tiro alto, corpiño para amamantar, protectores mamarios, pezoneras, crema de caléndula para aplicar en los pezones, apósitos femeninos tamaño grande, peine, hebillas y gomitas para recoger el cabello. Champú, crema de enjuague y cofia. Cepillo de dientes, pasta dentífrica, cosméticos, desodorante, medias de lana, faja postparto. Ropa cómoda para salir del sanatorio. Bolsa de agua caliente, ya que algunos médicos recomiendan la aplicación de calor en la región lumbar durante el trabajo de parto para aliviar los dolores. Te recomendamos también comprar aquel libro que tenías ganas de leer y por qué no algún walkman o discman con la música que más te guste para relajarte (recuerda que estén con pilas). Si usas lentes de contacto recuerda de llevar todos los líquidos de limpieza. Te recomendamos las lentes descartables.

• Para la papá

Una muda de ropa, ropa interior, medias, pijama, pantuflas, ojotas, afeitadora eléctrica o afeitadora con crema para afeitar, cepillo de dientes, desodorante, perfume.

¿Qué es el trabajo de parto?

El trabajo de parto es el conjunto de acontecimientos que se suceden para permitir el nacimiento de tu bebé. Este conjunto tiene un inicio, una evolución y una finalización. A continuación explicaremos cada una de estas etapas.

• El inicio

Puede ser espontáneo, cuando las contracciones se generan por si solas y contribuyen al descenso del bebé y a la dilatación del cuello uterino, o bien inducido, cuando por alguna razón es necesario finalizar el embarazo porque su continuación puede ser perjudicial para la mamá o para el bebé. Son las llamadas causas de inducción del parto.

• La evolución

Puede ser eutócica, cuando el médico solo controla los acontecimientos que se producen naturalmente, o bien conducido cuando el médico decide intervenir utilizando técnicas que favorezcan la prosecución del parto como la rotura artificial de bolsa, el goteo ocitócico o la analgesica para el parto.

• La finalización

Determina la forma en que se producirá la salida del bebé y puede ser vaginal o abdominal. El parto vaginal es el que utiliza el canal del parto para la salida del bebé y la placenta. El parto abdominal es el que requiere de una cirugía para la extracción del bebé y la placenta y se denomina cesarea. A su vez, el parto vaginal puede ser natural, es decir que se produce por el efecto de los pujos maternos, o artificial, cuando se utilizan distintos instrumentos para ayudar a la salida del bebé como el forceps o la ventosa extractora.

¿Cómo se desarrolla el trabajo de parto?

Para describir el trabajo de parto lo dividiremos en tres etapas. La primera, llamada período dilatante, en dónde el cuello del útero se ablanda y dilata como consecuencia de la acción de las contracciones uterinas y el apoyo del polo fetal (cefálico o pelviano). La segunda llamada período expulsivo, en donde se produce la salida del bebé por los genitales ayudado por los pujos con cada contracción, y la tercera llamada alumbramiento, en donde se produce la salida de la placenta. A continuación explicaremos a fondo cada una de ellas.

El período dilatante

Anatómicamente, el cuello uterino es un cilindro de unos 3 cm. de longitud que encierra un conducto llamado canal cervical que tiene 2 orificios, uno interno y otro externo. Sus paredes tienen alrededor de un centímetro de grosor. Por el efecto de las contracciones y la presión que ejerce el polo fetal, el cuello se acorta hasta borrarse totalmente y se dilata hasta lograr la circunferencia necesaria para permitir el paso del bebé.

Simultáneamente, el bebé desciende por el efecto de la gravedad y por el impulso de las contracciones uterinas. Para descender, el bebé debe efectuar distintos movimientos para acomodarse en la pelvis de la mamá. En primer lugar debe decidir que diámetro de la pelvis le es más cómodo para introducirse en el canal del parto. Luego de tomar esta decisión debe reducir al máximo los diámetros del polo que ofrece (la cabeza o la cola) para poder atravesar este obstáculo óseo. Cuando lo logra, se dice que se ha encajado pues ya no puede regresar a una posición anterior.

Luego debe rotar sobre sí mismo para que una parte firme del polo ofrecido (la cabeza o la cola) se contacte con el pubis para ejercer un movimiento de tipo bisagra que lo impulsará hacia el mundo exterior durante el período expulsivo.

Durante este período, el médico puede intervenir de varias maneras para ayudar, ya sea favoreciendo el descenso con la rotura artificial de la bolsa o incrementando las contracciones si son insuficientes con el goteo ocitócico o si el dolor es intolerable para la mamá utilizando analgesia para el trabajo de parto.

El período expulsivo

El período expulsivo es el instante más esperado de todo el trabajo de parto porque se produce la salida del bebé por los genitales, ayudado por los pujos de la mamá durante cada contracción. Durante esta etapa, el médico decide la necesidad de realizar la episiotomia. Una vez que se exterioriza el polo fetal (cabeza o cola) el médico realiza una serie de maniobras para ayudar a que el resto del cuerpo atraviese el canal del parto. Una vez que el bebé ha nacido, se procede al clampeo y corte del cordón umbilical, porque a partir de este momento, se produce el cambio de la circulación fetal y el bebé se oxigenará a partir del aire que ingresa a su propio pulmón. A partir de este momento tu bebé es un ser totalmente autónomo.

El alumbramiento

El alumbramiento es la expulsión de la placenta y las membranas ovulares (la bolsa que alberga al bebé) secundaria a potentes contracciones uterinas. Se produce habitualmente antes de transcurridos 30 minutos del nacimiento. El alumbramiento va acompañado por una hemorragia de mediana cantidad que cede en las primeras horas del postparto y continúa en mucha menor cantidad por un período de 20 a 50 días, denominado comúnmente cuarentena. Esta hemorragia se origina en la herida que deja la placenta sobre el útero al desprenderse.

Fuente:
Mi Embarazo y mis dudas – TRABAJO DE PARTO:




Embarazada y embarazos:


Búsqueda personalizada

Mandanos tu embarazo

Quieres ver tus consejos para el bebe y el embarazo semana a semana, publicados en nuestra web? Envianos un e-mail en el enlace al final de la pagina (Contacto) y tu articulo sera revisado y publicado por uno de nuestros bebés, mama y niños.